Me pican los ojos: Las alergias.

ME PICAN LOS OJOS.

Llega la primavera y comienzan los problemas de picor, enrojecimiento y lagrimeo de los ojos que a veces nos hacen pasar temporadas muy difíciles en nuestro día a día. Pero podemos minimizar estos problemas con algunas sencillas cuestiones que debemos conocer y que por su simplicidad pueden ayudarnos enormemente.

En primer lugar, es fundamental intentar evitar el contacto con las sustancias o “alérgenos” que nos producen dichas reacciones. Para conocerlas en ocasiones deberemos recurrir al consejo de un alergólogo el cual nos realizará unas pruebas destinadas a conocer dichos alergenos los cuales nos están produciendo los problemas alérgicos.

Cuando el causante de nuestros problemas y síntomas es un polen, hay que intentar evitar en la medida de lo posible estar expuestos a él, especialmente en las horas del día donde sus niveles son más altos (normalmente al medio día y por la tarde). Así mismo, podremos aminorar la exposición mediante el empleo de gafas (aunque sean de sol), para evitar el aire. El empleo de los sistemas de aire acondicionado ayuda a evitar la exposición ambiente, pero debemos cuidar de que los filtros de dichos equipos estén adecuadamente revisados, tanto en la casa, el trabajo o en los coches.

Cuando el causante de la alergia es el polvo, deberemos emplear tejidos especiales (sobre todo en lo referente a las almohadas y ropa de cama), que eviten la exposición a dichos ácaros, cambiar y lavar la ropa de cama con frecuencia a altas temperaturas y procurando no movilizar el polvo cuando realicemos la limpieza del hogar. Para ello, es recomendable utilizar trapos mojados para evitar levantar polvo al hacer la limpieza.

Si el alérgeno es el moho, deberemos mantener una cuidadosa limpieza de las zonas más húmedas de la casa y utilizar deshumidificadores para evitar el crecimiento de estos agentes patógenos.

Otros factores que con frecuencia pueden ser causa de alergia es el pelo de los animales domésticos, por ello es recomendable mantenerlos siempre limpios y procurar no dormir con ellos en la misma habitación, así como evitar las alfombras o moquetas en el suelo que pueden hacer de reservorio de estos alérgenos.

Como norma general la higiene personal es algo muy recomendable y que puede ayudarnos de manera importante a sobrellevar los síntomas. Así el lavarse las manos con frecuencia y procurar no frotarse los ojos es una medida que siempre deberemos tener en cuenta, especialmente en los niños. El empleo de colirios con lágrimas artificiales o suero fisiológico, es una medida recomendable, puesto que nos va a ayudar a eliminar todos aquellos alérgenos que se hayan depositado en nuestros ojos. Estas gotas es recomendable que se conserven en el frigorífico, pues el instilarlas frías nos añadirá un efecto descongestivo importante sobre la posible irritación que tengamos.

Si bien las lágrimas artificiales pueden usarse sin suponer un riesgo para nuestra salud, el empleo de colirios descongestivos de forma indiscriminada y sin el control de un médico, puede hacer que nuestros síntomas empeoren, pues podemos llegar a acostumbrarnos a su empleo y requerir un incremento de su empleo, entrando en un círculo cerrado de “más gotas-más molestias” que no es beneficioso. Todas estas gotas que llevan cualquier tipo de medicación deben ser prescritas y controladas por nuestro médico.

Un escalón superior en el tratamiento de los problemas alérgicos oculares, puede requerir el empleo de gotas con antihistamínicos o incluso corticoides, las cuales nunca deben emplearse sin prescripción médica y siempre deberemos seguir estrictamente pautas que nos indique nuestro especialista, pues un aumento en su dosificación o un uso excesivo en el tiempo puede llevarnos a la aparición de problemas graves como hipertensión ocular, cataratas, etc…

También el empleo de medicamentos en comprimidos, bien antihistamínicos. corticoides, o tratamientos inmunosupresores, son posibilidades dentro del arsenal terapéutico que deberán ser estrictamente controladas y vigiladas por nuestro médico.

Por todo ello, debemos tener en cuenta que las alergias es un problema relativamente frecuente en la población y más en los niños, pues frotarse los ojos con las manos sucias es algo que no tienen precaución y no siempre podemos evitar. Pero lo que debemos saber es que si bien podemos utilizar medidas como las lágrimas artificiales, condiciones de cuidados ambientales, gafas de sol, etc… que siempre van a ser beneficiosas, hay algunas otras medidas que consiste en el empleo de algunos medicamentos, que si bien su efecto suele ser muy rápido, siempre deberemos ser muy cautos en su manejo y nunca hacerlo sin supervisión médica.

Si tenemos algunos pequeños cuidados como hemos comentado, seguro que podremos si no eliminar las alergias (pues no es posible dado que es un problema general de nuestra constitución), conseguiremos hacer que estos periodos, especialmente de la primavera donde las condiciones ambientales juegan en nuestra contra, sean periodos de tranquilidad y que podremos sobrellevar sin una sintomatología que nos impida o dificulte nuestra labor diaria.

About the author

Leave a Reply