Ojo Vago – Siempre hay que luchar

Con frecuencia nos llegan a la consulta padres con niños en edades supuestamente por fuera de los márgenes entendidos clásicamente de recuperación de la ambliopía, de 10-12 años, que nos comentan que le han diagnosticado un ojo vago, pero que por la edad ya no tiene tratamiento.

Esto es algo contra lo que debemos luchar y no debemos aceptar sin tener una evidencia de que así es. Por ello no me resisto de comentar uno de los múltiples casos que tengo en la consulta y que he revisado recientemente, de un paciente de 11 años de edad, diagnosticado hace 4 meses de ojo vago con una visión en un ojo del 10% (y del 100% en el otro ojo), con una gran diferencia de graduación entre ambos ojos, que tras la colocación de su corrección óptica adecuada y tras un correcto tratamiento oclusor, siempre con la inestimable colaboración de los padres, pediatras y profesores, al cabo de 4 meses, su visión en ese ojo ya ha alcanzado un 70 % e incluso tiene visión de 3 dimensiones y tolera el empleo de sus gafas perfectamente… y aúb seguimos luchando para alcanzar el máximo de visión.

En algunos casos la plasticidad cerebral hace que no podamos alcanzar la total recuperación, pero debemos luchar por cualquier posible mejoría, pues no sabemos lo que la vida va a deparar a ese niño, y si lo que ahora puede ser un 5 % es una mejoría insignificante, en el futuro puede ser una mejoría lo suficiente para hacer que pueda tener una visión para ser autosuficiente.

Cada paciente es un mundo y como ya comentaremos en futuros posts, incluso en adultos en ocasiones estamos logrando algunas mejorías, todo ello debido a que cada cerebro es distinto y su plasticidad totalmente diferente.

Por ello, cuando lamentablemente diagnostiquemos un ojo vago a una edad tardía, siempre debemos intentar su recuperación, siendo conscientes de que según cada paciente y las posibles causas de ese ojo vago, las posibilidades de recuperación serán mayores o menores, pero siempre debemos intentarlo.

SIEMPRE DEBEMOS LUCHAR CONTRA EL OJO VAGO CON METODOS CIENTIFICAMENTE DEMOSTRADOS Y CON CONOCIMIENTOS SUFICIENTES PARA APLICARLOS DE FORMA PERSONALIZADA.

 

About the author

Leave a Reply